test Deseo de progreso, ¿tiempos de cambio? - NS Human Design

Deseo de progreso, ¿tiempos de cambio?

 In Desde mí | Desde Aquí

Yo no soy una manifestadora del progreso, pero es el anhelo de  mi No  Ser. Esa configuración me da una perspectiva sobre lo que significa el deseo que ha ido madurando a través del tiempo. Hoy te voy a  compartir cuatro pinceladas de lo que he ido aprendiendo acerca de los  cambios cíclicos y del deseo de progreso.

En general el progreso se entiende como algo que se desea alcanzar,  como un lugar adonde llegar donde todo va a ser mejor que ahora, como un  resultado a conseguir para lo cual se supone que uno tiene que  esforzarse.

A la sombra de este entendimiento homogeneizado, la expectativa de  cambio y progreso no sólo es la meta, sino también la motivación y  origen de la acción que nos aleja de nosotros mismos.
Fíjate  que si visualizamos lo que acabo de describir, toda la intención está  puesta ahí afuera y por lo tanto el movimiento va hacia allí; no hacia  uno mismo, sino -de hecho- arrastrándolo.
Sin embargo, si vemos el progreso a través del entendimiento que nos  ofrece el Diseño Humano, se presenta como el mecanismo para la manifestación de un sentimiento claro e intenso que se desea compartir.

“Claro” porque uno ha dedicado tiempo y paciencia para que el deseo  haga un ciclo interno (dentro de uno) antes de manifestarse y así poder  sentir la luz y la sombra del deseo y en ello  comprender diversos  aspectos de ese sentir antes de manifestarse, consecuentemente evitando  ser arrasado por el impulso ciego.

“Intenso” porque las emociones arden, los sentimientos nos hacen  sentir vivos, nos hacen vibrar. Excitación, mucha excitación y también  nervios. Es irrefrenable, incontenible, inevitable.
Pero, también se disparan las expectativas, que son altamente  desafiantes en cuanto a su gestión. No es fácil gestionarlas, porque las  expectativas son el intento mental de dirigir la experiencia hacia un  resultado imaginado, conectándonos entonces con la primera descripción  que hice del “progreso”.

Lo que no tenemos en cuenta es que el catálogo de resultados que la  mente puede imaginar contiene tan sólo sentimientos ya sentidos,  experiencias ya vividas.
Es así como, sin darnos cuenta siquiera, nosotros mismos nos vamos  llevando a un terreno de experiencia donde no hay nada que no se  conozca, no hay fertilidad, no hay crecimiento, no hay aprendizaje. Lo  que ya se ha aprendido no se puede aprender de nuevo ¿verdad?

La repetición de sentimientos ya sentidos es el fundamento y origen  del aburrimiento. Que es todo lo contrario al deseo de diversidad y  cambio que se manifiesta en la verdadera consciencia de lo que es el  progreso.

Tengamos presente que el cambio sucede. Sucede sin que podamos realmente hacer nada por contener esa energía  tan potente, entonces no nos queda más alternativa que subirnos a  nuestra tabla y surfear esa experiencia con muchísimas presencia y  consciencia, en equilibro, tanto cuando estamos en el alto de la ola, como en el bajo.

Bueno, digamos que con la consciencia que sea posible, de forma que  el calor no consuma toda nuestra existencia y nos quede algún resto que  pueda aprender algo de ese sentimiento nunca antes experimentado.

Luego podremos reflexionar y  darle sentido, envolverlo como un recuerdo que formará parte de nuestro  bagaje experiencial y así ir acumulando tesoros a nuestro paso,  madurando y no sólo envejeciendo.

···

Ya ves cómo afloran mis sentimientos por esta puerta, no los he podido contener.
Puedes ver mi video del 3 de junio de 2021 sobre el tránsito del sol en esta puerta 35 haciendo clic aquí

Posts relacionados
0